Testamento Común | Tipos

En nuestro ordenamiento jurídico existen varios tipos de testamento que podremos englobar sobretodo en dos secciones: el común y el especial, que así mismo se dividirá en diferentes categorías, en este artículo te hacemos fácil y comprensible el enredado mundo del derecho, explicando las claves y de manera sencilla qué es un testamento, quien puede hacerlo y cuales son sus tipos.

¿Qué es un testamento?

Un testamento es un acto jurídico personalísimo, es decir, una declaración o expresión de voluntad de una persona (testador) en donde expresa su deseo respecto a como quiere que se organicen o dispongan sus bienes y posesiones tras su muerte, no podrá realizarlo una tercera persona, ” no podrá dejarse su formación, en todo ni en parte, al arbitrio de un tercero, ni hacerse por medio de comisario o mandatario.”  Y serán nulos aquellos realizados con violencia, dolo o fraude.

¿Quién puede hacer testamento?

Podrán realizar testamento los mayores de 14 años con la condición de no tener ninguna discapacidad intelectual, es decir, no sufrir ningún tipo de enajenación mental, tal y como establece  la ley; aunque serán válidos los testamentos realizados antes de dicha enajenación. Como hemos mencionado, existe el común y el especial. ¿Qué características tienen?

TESTAMENTO COMÚN:

El cual puede ser:

Ológrafo: escrito por puño y letra por el testador. Pero en este caso sólo puede ser otorgado por mayores de edad. Para que sea válido este testamento deberá estar escrito todo él y firmado por el testador, con expresión de año, mes y día en que se otorgue.

Si contuviese palabras tachadas, enmendadas o entre renglones, las salvará el testador bajo su firma.

Los extranjeros podrán otorgar testamento ológrafo en su propio idioma.

Este testamento debe otorgarse a un Notario para formalizarlo. Si nosotros somos los custodios de este testamento, tenemos la obligación de presentarlo a los 10 días de haber conocido el fallecimiento de esa persona ( si no lo haces pueden sancionarte). Además no podrán pasar más de 5 años desde el fallecimiento. El Notario debe de validar el testamento, si  considerar que falte algún requisito oconsidera que no es auténtico. Lo archivará.

(mejor no demorar mucho estos asuntos)

Abierto:  es abierto el testamento siempre que el testador manifieste su última voluntad en presencia de las personas que deben autorizar el acto, quedándose enteradas de lo que en él se dispone.
Es decir, por regla general deberá de hacerse ante dos testigos y notario, pero, si existe riesgo o peligro inminente de muerte, se pude hacer ante 5 testigos idóneos sin necesidad de notario.


EN CASO DE EPIDEMIA, PUEDE HACERSE ANTE TRES TESTIGOS MAYORES DE 16 AÑOS SIN NECESIDAD DE NOTARIO.

Este tipo de testamento tiene la validez de dos meses.

 

Cerrado:  tiene que ser por escrito, si no lo escribe de su puño y letra, es decir,  que lo hiciera por algún medio mecánico deberá de poner su firma al final
( Nosotros recomendamos que se firmen todas la hojas).

Este tipo de testamento cerrado debe de estar contenido dentro de una cubierta, cerrada y sellada, de tal manera que esa cubierta (sobre, envoltura…) no pueda extraerse sin romperse. El testador  deberá comparecer con el testamento cerrado y sellado, o lo cerrará y sellará en el acto, ante el Notario que haya de autorizarlo.

Este testamento se conocerá/ abrirá una vez haya fallecido el testador.

No pueden hacer esta clase de testamento las personas ciegas y los que no sepan o no puedan leer.

Como veis, no existe un solo tipo de testamento, estos son los principales, dependerán de la voluntad del testador y de las circunstancias que estemos atravesando en ese momento. En otro post explicaremos los testamentos “especiales” o menos comunes.

¿Te quedan dudas? Te leemos más abajo o solicita una consulta con uno de nuestros abogados expertos en derecho de sucesiones.

Anadón Abogados. Siempre a tu lado.